sábado, 26 de junio de 2010

Sobre la Ley Anti-inmigrante de Arizona y los asesinatos en la frontera México-USA

Boletín Masónico Virtual del Benemérito Rito Nacional Mexicano Antiguo y Aceptado.


1 - LEY ANTI-INMIGRANTE EN ARIZONAA LA OPINIÓN PÚBLICA MUNDIAL
La Gobernadora Jan Brewer ha promulgado una ley (SB 1070) que entrará en vigor en unos días, argumentando que esta medida “protege a todos los ciudadanos de Arizona”. La pregunta obligada es:


¿De qué o de quién protege esta ley a los ciudadanos de Arizona? ¿De los ciudadanos de Latinoamérica (en su mayoría mexicanos) que van en busca de un
mejor futuro? ¿De aquéllos que trabajan los campos que producen lo que comen, que construyen las casas donde viven, que arreglan los autos que usan, que fabrican los bienes que consumen, que les sirven en el restaurant, que cortan su jardín? ¿De esos 460 mil inmigrantes indocumentados que viven en Arizona, que han dejado atrás su país, los lugares y las gentes que aman para obtener una oportunidad de resolver la miseria en la que vive?


La realidad de esta legislación es que ha convertido en un delito encontrarse ilegalmente en el país, es decir, que cualquier extranjero por el simple hecho de cruzar la frontera de manera ilegal, se convierte en criminal y podrá ser procesado en consecuencia. Además faculta a las fuerzas policíacas para interrogar a cualquier persona sobre su situación migratoria, ante la simple sospecha de que se encuentre ilegalmente en el país.


De sobra sabemos que la sospecha seguramente sería causada por el aspecto exterior de los individuos, es decir, si alguno tiene cara de mexicano, o de asiático o de latinoamericano en general. O sea, que por su raza podrá ser tratado de manera diferente a los demás.


¿No se llama esto discriminación? ¿Criminalizar a alguien por su raza, por su color, por su credo no es una actitud heredada de ese régimen maldito del peor de los tiranos que ha dado Europa, del Nazismo alemán? ¿Qué sigue? ¿Pedirán ahora a los mexicanos que usen un nopal bordado en sus ropas a nivel del pecho, para reconocerlos de los demás y prohibirles los servicios? ¿Luego harán guetos para confinarles? ¿Buscarán una “solución final”? ¿Estados Unidos de América no aprendió la lección que la historia le dio a la humanidad?


Esto tiene un nombre. Se llama racismo y xenofobia. Tal vez las vez estas leyes sean muy populares entre los ciudadanos de Arizona, pero seguramente que no por ser populares, implica que sean correctas. Las leyes de Núremberg eran muy populares entre los habitantes de la Alemania 


Nazi y el racismo se convirtió en algo legal, como después lo fue el Apartheid en Sudáfrica.
En Arizona ya es legal el racismo. Esta ley es contraria a los valores que animaron a grandes hombres de los Estados Unidos, como Jefferson, Washington y Lincoln, recordando que es un país de inmigrantes por antonomasia, pues los pobladores originales de los Estados Unidos ahora viven confinados en “Reservaciones”, y así, esta ley viene a ser una afrenta no solamente a los pueblos de Latinoamérica, sino para la población mundial, para el género humano. Esta es una ley represiva, inconstitucional y puede provocar de facto la discriminación racial. Si no nos unimos hoy para protestar por la flagrante violación a los derechos humanos en Arizona, podríamos arrepentirnos el día de mañana.


2 - SOBRE LOS ASESINATOS EN LA FRONTERA MEXICO-USA


La Masonería Mexicana hacemos público nuestro rechazo a las actitudes racistas y discriminatorias que han devenido en dos asesinatos en menos de un mes en la frontera de México con los Estados Unidos de América.


Exigimos al gobierno de los Estados Unidos el esclarecimiento de los hechos y la aplicación de la justicia con toda su fuerza y vigor sobre los asesinos de Anastacio Hernández y Sergio Adrián Hernández, en cuyo caso, se violó la frontera para asesinarlo, y lo instamos a que tomen medidas para que cesen las agresiones que aseguramos producto de la incendiaria Ley SB 1070.


Al gobierno de nuestro País, le pedimos que deje la actitud de sumisión para con el gobierno de los Estados Unidos, encare el problema con fuerza y exija la extradición de los asesinos para que sean juzgados en nuestro País. La agresión y actos de asesinatos contra la población civil son catalogados como crímenes de guerra o de lesa humanidad.
Publicar un comentario